Aprende A Luchar Y Ganar

frases-luchar-ganar
Comparte!

Hola. ¿Listo para seguir conquistando metas?


Objetivo de la reflexión: Es necesario desaprender los hábitos de fracaso inculcados en el pasado.


“Si te enseñaron a temer, aprende a luchar y ganar. El pasado no es excusa”.-

A medida que crecemos somos educados por nuestros padres o tutores, influenciados por nuestro entorno y afectados por las amistades que elegimos. En fin, somos un resultado de algo y esto es innegable.

Mientras pasa el tiempo vamos observando los resultados de nuestra conducta y pensamientos aprendidos, y es cuando debemos determinar si abrazarlos o des-aprenderlos. Sí, durante algunos años somos víctima del lavado de cerebro de nuestra niñez.

Pero hoy, eso puede y debe cambiar. A medida que descubrimos quiénes somos y lo que realmente queremos en la vida, se va despertando el coraje de arrebatar eso que tanto hemos soñado y que sólo ha sido un espejismo… hasta ahora.

  • ¿Te sientes limitado por los hábitos de fracaso aprendidos?
  • ¿Has intentado varias veces liberarte en vano?

Pues si aún respiras, estás a tiempo.

Mucha gente quiere que su vida de fracaso cambie. Se sienten defraudados de sí mismos, pero buscan la salida fácil: culpar a otros o a su pasado.

Hoy, mi consejo casi imperativo, es que aprendas a luchar y ganar. Sí, eres capaz y estás equipado con lo básico para empezar. Es cuestión de cuánto te ames a ti mismo y cuán fuerte arda tu sueño en tu pecho.

Generalmente esperamos tocar fondo para armarnos de valor, pero lamentablemente muchos no se levantan del fondo.

Hoy es tu día (siempre repito eso). Hoy piensa que el pasado está cerrado, clausurado, olvidado y tienes por delante un futuro prometedor. Es lo que debes pensar. El temor es normal, pero no debe dominarte. Es momento de luchar para ganar, no para estar en cansado.

Debes reconocer que si no actúas ahora, puede que sea tarde. Lee, aprende de los ganadores, busca ayuda (también repito mucho eso). Tienes que sacrificarte para botar esa vieja piel pesada y renovarte. Examina qué funciona en tu vida y qué no. Deshazte de toda esa basura emocional y fantasiosa, y comienza a enfrentarte a tí mismo.

Si tu vida no ha sido fácil, ¿por qué debe seguir siendo así? Tienes potencial y hay un mundo de oportunidades para ese potencial. Dios es buen consejero… recurre a El.

Tu pasado ya no es una excusa. Escribo esto para tí porque yo lo viví y hoy te invito: Ven, conquistemos juntos…


Galería Relacionada:

Relacionados